Herencias gastronómicas de la Independencia

Herencias gastronómicas de la Independencia

La gastronomía Mexicana es una rica herencia del mestizaje cultural, producto de la llegada de los españoles quienes introdujeron alimentos nuevos como: El trigo, cebada, avena, olivos, lentejas, piloncillo, azúcar, nueces, especies traídas de la India, así como ganado y aves de corral como las gallinas, con las que introdujeron el huevo en nuestra alimentación. Todos estos productos en conjunto con el maíz, chile, cacao, tomate, dieron lugar a nuestra basta cocina. La Colonia fue un época que permitió a las cocinas mexicanas fusionarse con platillos y productos de otras latitudes dando como resultado platillos que ahora son típicos de las diferentes regiones que nos conforman como país, algunos de ellos: El mole poblano, los chiles en nogada, el pan dulce y salado en sus diferentes presentaciones, las enchiladas, postres como la jericalla, merengues y muchos más; platillos que se desarrollaron durante la época de la Independencia y se consolidaron desde el Porfiriato hasta nuestros días. Como ya se había mencionado uno de estos productos fue la gallina y su derivado: El huevo. Cuenta la historia que los españoles al llegar a América, descubrieron que se domesticaban guajolotes, razón por la cual para México fue fácil adoptar la crianza de la gallina y consumir huevo, producto que se convertiría en el alimento esencial de la cocina mexicana. Tal es su popularidad en nuestros día, que ocupamos el primer lugar como productores de huevo en América Latina y somos los primeros consumidores de huevo en el mundo. Tanto la colonización, como las luchas armadas de nuestro país no solo cambiaron el pensamiento y la forma de gobierno, sino también el estilo de vida y de comer, dejando como herencia una gastronomía llena de sabores que podemos presumir al mundo. Celebremos a nuestro país por esto y muchas cosas más. ¡Viva México con Huevo San Juan!